Hay un mito que muchas personas suelen decir mucho: 

“Si me amas no deberías querer cambiarme”. 

¿Por qué se usa tanto esta frase? Las mejores relaciones tienen enseñanza y aprendizaje mutuo. 

Todos tenemos defectos y errores. La relación de pareja es lo que más nos puede ayudar a observarnos y mejorar.

La pareja puede ver cosas que nosotros mismos no alcanzamos a ver. 

Nos pueden decir que reaccionamos mal, que tenemos un mal hábito o que nos enojamos fácilmente. 

Aunque en teoría la relación podría ser la mejor herramienta para nuestro crecimiento, en la práctica rara vez lo usamos. 

Más bien nos alejamos de la relación sin haber volteado a ver nuestros defectos. 

Creemos que la otra persona es la culpable de todo. 

¿Por qué? El problema es nuestro orgullo. 

Durante años de educación solo nos daban amor al “ser buenos”, “correctos” o “hacer las cosas bien”. 

Entonces ahora inconscientemente sentimos que esos defectos nos hacen menos valiosos y dignos para recibir amor. 

Llegamos a una relación anhelando por fin ser completamente queridos, amados y admirados. 

Entonces tomamos toda crítica como una señal de que no somos queridos y amados. 

La cuestión es que no es una o la otra, alguien te puede amar y también puede querer que mejores. 

En vez de usar las críticas para crecer, solemos sentirnos insultados. 

Creemos que nuestra pareja es cruel o inconsiderada. 

Caemos en una idea popular, pero falsa: en una buena relación no se debería buscar cambiar a la otra persona. 

Otro problema es que solemos ser malos para comunicar críticas. 

Para un amor sano y duradero se necesita enseñanza y aprendizaje mutuo. 

Pero para la enseñanza tiene que haber mucha compasión y amabilidad. Usando palabras para suavizar el mensaje como “tal vez” o “puede ser que”. 

Tenemos que comunicar lo que vemos cuando no hay emociones presentes. 

Normalmente solo estamos abiertos cuando hay un espacio tranquilo y seguro para ser vulnerable. 

La gente está abierta a escuchar cuando se sienten amados y queridos incluso con sus defectos. 


¿Quieres crear un espacio de aprecio, entusiasmo y crecimiento? 

Esta baraja es perfecta para ustedes: click aquí

Para Colombia aquí: click aquí

Para Chile aquí: click aquí

Compartir esta publicacion